El movimiento en Biodanza

Los movimientos naturales del ser humano (caminar, saltar, estirarse…), los gestos relacionados a los llamados “rituales de vínculo” (dar la mano, abrazar, mecer, acariciar…) y los gestos arquetípicos constituyen los modelos naturales sobre los que se han establecido los ejercicios de Biodanza. Tales gestos y movimientos, si son realizados con una música que intensifique la cenestesia estimulada por las categorías motoras en acto se convierten en danzas dentro de la concepción originaria de la danza como movimiento de vida.